Riviste internazionali

OMNIBUS n. 42 (Madrid, 12.12)

Ómnibus

Maria Gracia Calandrone

Nacida en Milán en 1964, vive en Roma: poeta, dramaturga, performer, organizadora cultural, autora y presentadora de programas culturales para la RAI Radio 3, crítica literaria para el periódico “Il manifesto”, es responsable de la sección de inéditos “Cantiere Poesia” para la revista mensual internacional “Poesia”. 

 
Libros: Pietra di paragone (Tracce, 1998 – edición-premio Nuove Scrittrici 1997), La scimmia randagia (Crocetti, 2003 – premio Pasolini Opera Prima), Come per mezzo di una briglia ardente (Atelier, 2005) La macchina responsabile (Crocetti, 2007), Sulla bocca di tutti (Crocetti, 2010 – premio Napoli), Atto di vita nascente (LietoColle, 2010), L'infinito mélo, pseudoromanzo con Vivavox, cd de lecturas de sus propios textos (luca sossella, 2011) y La vita chiara (transeuropa, 2011); figura en Nuovi poeti italiani 6 (Einaudi, 2012); escribe textos teatrales para Sonia Bergamasco y ha escrito fragmentos poemáticos sobre la Guerra Civil Española para la compañía internacional "Théâtre en vol"; poemas suyos figuran en antologías y revistas de numerosos países europeos y de las dos Américas: destacamos las antologías La realidad en la palabra (Editorial Brujas, 2005), Caminos del agua (Monte Ávila Latinoamericanas, 2008) e Antologia italikes poieses (Odós Panós, 2011); ha realizado para Adonis, la antología Voci della Poesia Italiana Contemporanea: Un’Antologia Breve (L’Altro, 2012 – Beirut y Damasco), en la cual está incluida; desde 1993 es invitada a los más relevantes festivales nacionales e internacionales; desde 2008 representa en Italia y en Europa el videoconcierto Senza bagaglio (finalista de Romaeuropa Webfactory 2009), realizado con Stefano Savi Scarponi, en el cual figura como intérprete de sí misma en I fiori che lei porta; en 2010 su texto My language is the rose, seleccionado por el compositor  malayo Chie Tsang, es finalista de “Unique Forms of Continuity in Space” en Melbourne, Australia. Siempre en 2010 es elegida como representante de la poesía italiana y dirigida por Lucie Kralova en “Evropa jedna báseň”, documental emitido el 28.8.12 en Česká televize. En 2012 forma parte del proyecto RAI TV “UnoMattina Poesia”, comienza una colaboración con el músico Canio Loguercio y recibe el Premio Haiku dell’Istituto Giapponese di Cultura.  Su poesía está traducida en los siguientes idiomas: alemán, checo, español, francés, griego, inglés, japonés, persa, portugués, ruso, serbio, sirio, sueco, y turco. Su sitio es www.mariagraziacalandrone.it

Edición bilingüe. Traducción de Julio Pérez-Ugena

Anna, tutto quel senso

Com’era fresco il mondo che portava
sulla bocca al mattino, ancora verde
d’erba sognata, come la innamorava
quella piccola mela che oscillava
come un rosso pianeta
sul melo nano dietro la finestra, che corona
di foglie misurate una per una le metteva
sulla chiara fontana dei capelli
l’ombra grande del pesco e come tutta
l’acqua giallo-ginestra
che era stata spalmata
dal sole nel mattino della sua nascita
sulle pareti della casa
era un annuncio della tua larghezza, Anna, tutto quel senso
è stato
fatto sulla misura del tuo cuore.
 
Roma, 10 novembre 2011
 
Anna, todo ese sentido
 
Qué fresco era el mundo que llevaba
en la boca por la mañana, aún verde
de hierba soñada, cómo la enamoraba
esa manzanita que oscilaba
como un rojo planeta
en el manzano enano tras la ventana, qué corona                                                       
de hojas medidas una a una le ponía
en la clara fuente de su pelo
la sombra grande del melocotonero y cómotoda
el agua amarillo-retama
que había extendido
el sol la mañana de su nacimiento
en las paredes de la casa
era un anuncio de tu anchura, Anna, todo ese sentido
está
hecho a la medida de tu corazón.
 
Roma, 10 de noviembre de 2011
 
da Anatomia nucleare
 
Quel canto proveniva dalla gente
sebbene ovunque galleggiassero corpi sulla zona di lancio e un irreale effluvio vaporasse
dal fiume incandescente. Lunghe
file di vivi alle fontane a Sud
del paese e tutte quelle ossa
sbiancate e crani – migliaia
di crani di bambini lungo il pendio, corpi di marmo logoro
nei quali si vedevano le vene e chiedevano muti che ci avete fatto
– e guardammo la morte essere
ricevuta con umile distacco
con il collo riverso e il terreno bruciato all'intorno e il corpo
si gonfiava – e osservammo la morte deporre
uova
nelle pliche serene delle donne
che aggiungevano ghiande, chitina e fosforo
d'insetti, sperduti muridi delle macerie
e segatura all'alimentazione dei bambini. Soffrivo orribilmente nel vedere
il lento avvicinarsi della morte
specialmente alla messe dei bambini, a quel ragazzo
che coltivava la terra
accanto all'epicentro e ormai è raccolto
in cenere nell'astuccio
deposto sull'altare dalla sposa
deflorata dal pianto della cenere.
 
Roma, 21 giugno 2005
 
de Anatomía nuclear
 
No se puede impedir a un hombre que sienta piedad porque el mundo es compasión
(oficial americano para la reconstrucción del Japón)
 Ese canto provenía de la gente
aunque por todas partes flotaran cuerpos en la zona de lanzamiento y un irreal efluvio
exhalara
el río incandescente. Largas
filas de vivos en las fuentes del Sur
del país y todos esos huesos
blancos y cráneos – millares
de cráneos de niños por toda la pendiente, cuerpos de mármol desgastado
en los que se veían las venas y preguntaban mudos qué nos habéis hecho
- y miramos a la muerte ser
recibida con humilde distancia
con el cuello echado atrás y el terreno quemado alrededor y el cuerpo
se hinchaba – y observamos a la muerte poner
huevos
en los pliegues serenos de las mujeres
que añadían bellotas, quitina y fósforo
de insectos, desorientados múridos de los escombros
y serrín a la alimentación de los niños. Sufría horriblemente al ver
el lento aproximarse de la muerte
especialmente a la mies de los niños,  a ese muchacho
que cultivaba la tierra
junto al epicentro y ya es cosecha
en cenizas en el estuche
que ha dejado en el altar la novia
desflorada por el llanto de la ceniza.
 
Roma, 21 de junio de 2005
 
La chiara circostanza
 
La clamorosa dolcezza delle clavicole, la percussione cessata
dei finimenti muscolari, le valvole
che l’hanno finalmente abbandonata
sulla terra, l’angolo umile che fa la testa
per celare il sorriso
sulla cruda colonna del corpo
dice: ti ho aspettato per tutta la vita
ho visto la tua vita
nei miei sogni e tutta, notte
dopo notte, si risolveva nel perdono. In certe svolte
quando il cielo pieno di meraviglia coincideva
con la bolla degli alberi agitati dalla piena
luna, io mi svegliavo
per causa dei tuoi sogni
e portavo il tuo nome come una bandiera
che saliva dal petto e mi rendeva
invisibile: di me
si vedeva soltanto il tuo nome. Io sapevo
che avremmo dovuto terminare vicini
qualunque cosa nel frattempo fosse stata di noi. Adesso
eccomi, sono qui per finire
nella tua fine, per aspirare l’ultimo respiro
dalla tua bocca
e soffiarlo attraverso la bocca
che dopo te nessuno ha più baciato,
al cielo.
 
Roma, 14  febbraio 2008
 
La clara circunstancia
 
La clamorosa dulzura de las clavículas, la percusión cesada
de los arreos musculares, las válvulas
que por fin la han abandonado
en la tierra, el ángulo humilde que forma la cabeza
para celar la sonrisa
sobre la cruda columna del cuerpo
dice: te he esperado durante toda la vida
he visto tu vida
en mis sueños y toda, noche
tras noche, se resolvía en el perdón. En ciertos virajes
cuando el cielo lleno de asombro coincidía
con la burbuja de los árboles agitados por la llena
luna, yo me despertaba
a causa de tus sueños
y llevaba tu nombre como una bandera
que subía desde el pecho y me volvía
invisible: de mí
se veía solamente tu nombre. Yo sabía
que terminaríamos juntos
más allá de lo que entretanto hubiera sido de nosotros. Ahora
aquí me tienes, estoy aquí para acabar
en tu final, para aspirar el último aliento
de tu boca
y exhalarlo a través de la boca
que después de ti nadie más ha besado,
al cielo.
 
Roma, 14 de febrero de 2008
 

Ma il mio amore non smette
 
Non toccarmi, non sono questa cenere
né la salvezza
della carne viva
non la rosa
ma il canto
di una cosa.
 
Non toccarmi, non sento più dolore
dell’oggetto composto in tutti i sensi
da superfici: strati
di bianco
fino nel buio della profondità, steli d’aria
dal cuore che è
statue in elevazione
uno stato di cose senza sguardo.
 
Non toccarmi, non ho più intelligenza
dell’albero che ciecamente frutta.
Ho sentito qualcosa che sovrastava.
Ho sentito che siamo incorruttibili.
Ecco allora i bambini
monumenti alla gioia
del corpo quando è forte
più del dolore, monumenti su coppe di silenzio
e un rumore di botole su lastre bianche.
 
Non toccarmi, sono la pietra bianca
e l’animale sotto la sua luce senza oggetto
e la parte profonda del cielo come una tunica di rovi
e il ruotare dei rovi.
Sotto il sasso c’è un rivolo di sangue, un insetto
senza speranza
e senza dolore
ma il suo canto si spegnerà per ultimo.
 
Non toccarmi, ho sognato che in cielo
ruotavano i pianeti e io tra quelli
portavo il cuore
esposto, perché la terra è piccola per il dolore
ma qualcosa perdeva sangue, ancora.
 
Pero mi amor no cesa
 
No me toques, no son estas cenizas
ni la salvación
de la carne viva
no la rosa
sino el canto
de una cosa.
 
No me toques, no siento ya dolor
por elobjeto compuesto en todos los sentidos
de superficies: capas
de blanco
hasta en lo oscuro de la profundidad, tallos de aire
desde el corazón que es
estatuas en elevación
un estado de cosas sin mirada.
 
No me toques, no tengo más inteligencia
que el árbol que ciegamente fructifica.
He sentido algo que sobresalía.
He sentido que somos incorruptibles.
Ahí tienes, pues, a los niños
monumentos al gusto
del cuerpo cuando es fuerte
más que el dolor, monumentos sobre copas de silencio
y un ruido de trampillas sobre losas blancas.
 
No me toques, soy la piedra blanca
y el animal bajo su luz sin objeto
y la parte profunda del cielo como una túnica de zarzas
y el girar de las zarzas.
Bajo la piedra hay un arroyo de sangre, un insecto
sin esperanza
y sin dolor
pero su canto será el último en apagarse.
 
No me toques, he soñado que en el cielo
giraban los planetas y yo entre ellos
llevaba el corazón
expuesto, porque la tierra es pequeña para el dolor
pero algo perdía sangre, aún.
  
San Silvestro – Arco di Travertino
 
Sembrava che ubbidisse a un comandamento di gioia
la folla
sull’autobus, quell’ampia vasca
di lamiere fosfate e ventricoli
in moto: all’interno
del parallelepipedo rosso e arancio
un volume variabile di estranea bellezza
era scosso all’unisono
a causa dei salti delle gomme sui dislivelli
dell’asfalto,
così dal fondo della carne umana affioravano i dettagli
della vita
che altrimenti scorre misteriosa – le unghie
quadrate e bianche di un ragazzo, la sciarpa
della ragazza con le scarpe rosse, qualche improvviso
rischiararsi del volto nascosto
da uno zainetto a fiori – e altre cose
improvvisamente evidenti
di corpi destinati a non conoscersi
ora emergevano dall’indistinto come sonagli
d’amor proprio
ma sopra tutto era la gentilezza
a rivelarsi, l’invincibile e definitiva
gentilezza umana
 
Roma, 18 maggio 2012
 
San Silvestro – Arco di Travertino
 
Parecía obedecer a un mandamiento de alegría
la muchedumbre
en el autobús, esa amplia cuba
de chapas fosfatadas y ventrículos
en marcha: dentro
del paralelepípedo rojo y naranja
un volumen variable de ajena belleza
era sacudido al unísono
a causa de los saltos de las gomas en los desniveles
del asfalto,
así desde el fondo de la carne humana afloraban los detalles
de la vida
que de otro modo discurre misteriosa – las uñas
cuadradas y blancas de un chico, la bufanda
de la chica de zapatos rojos, algún repentino
iluminarse del rostro escondido
tras una mochila de flores – y otras cosas
repentinamente evidentes
de cuerpos destinados a no conocerse
ahora emergían de lo indistinto como sonajeros
de amor propio
pero sobre todo era lo amable
lo que se revelaba, lo invencible y definitivo
amable humano.
 
Roma, 18 de mayo de 2012

Panorama Cultural.net (Suecia-Europa y Chile-Latinoamérica, 5.11.12)

PANORAMA CULTURAL

2012-11-05 | Poesía | Por Maria Grazia Calandrone

Maria Grazia Calandrone (Milán, Italia, 1964): poeta, dramaturga, autora y conductora de programas culturales para RAI Radio 3, critica literaria para la revista internacional Poesia y para el cotidiano “il manifesto”.

 
   
 
Libros de poesía: Pietra di paragone (Tracce, 1998 – edizione-premio Nuove Scrittrici 1997), La scimmia randagia (Crocetti, 2003 – premio Pasolini Opera Prima), Come per mezzo di una briglia ardente (Atelier, 2005), La macchina responsabile (Crocetti, 2007), Sulla bocca di tutti (Crocetti, 2010 – premio Napoli, Prata e Città di Sassari), Atto di vita nascente (LietoColle, 2010) y L’infinito mélo, pseudoromanzo con Vivavox, cd de lectura con sus propios textos (luca sossella, 2011).

Ha escrito teatro para Sonia Bergamasco (tra i quali Pochi avvenimenti, felicità assoluta – prima assoluta in Festival MiTo, il 9.9.10 – y La scimmia bianca dei miracoli – prima assoluta in Festival Suoni delle Dolomiti, il 30.7.11), y fragmentos poéticos en torno a la Guerra Civil Española para la compañía internacional “Théatre en vol”.

Sus poemas aparecen en antologías y revistas de numerosos países de Europa y de América; señalamos la antología La realidad en la palabra (Editorial Brujas, 2005), Caminos del agua (Monte Avila Latinoamericanas, 2008) y Antologia italikes poieses (Odós Panós, 2011).

Desde 1993 ha sido invitada a los más importantes festivales nacionales e internacionales, y del 2008 lleva a escena en Italia y Europa, con el compositor Stefano Savi Scarponi, el video concierto Senza bagaglio, finalista en el Roma Europa Festival; en el 2010 su obra My language is the rose, es elegida y musicalizada por Isaiah Lee Chie Tsang, y resultada finalista en “Unique Forms of Continuity in Space – International Composition Competition” en Melbourne, Australia. Siempre en el 2010 ha sido elegida como representante de la poesía italiana, y dirigida por Lucie Kralova en “Evropa jedna báseň”, documental para la televisión checa. Actualmente vive en Roma.


Poemas de Maria Grazia Calandrone



de CINCO MADRES

El sistema linfático de los muertos sobre las rosas
las llamas aún retorcidas
en la correa de los nervios y volátiles hélices
de mechones: las poses homéricas de la materia
semiviva. Los sepultados
sobre la tierra (coro: la tierra), si tienen
piedad de nosotros parecerán caídos 
en un sueño falto de juicio
como un enorme almuerzo 
de carne humana, parecerán mezclar en su aturdida 
resignación (coro: -carne
-miradas
con el barro humeante de Guernica.)

Barro que duerme, un documento en blanco –objetos
que carecen 
de frontera con la tierra.

Toda ella 
es una charca de sangre que cae
de la boca del hijo (coro: ¡Hijo!), tu nombre
era el orgullo de mi boca, despuntaba por lo blanco
de los incisivos, rodaba por la noche entre los arcos
como perlas ya idas a la paz del alba sus vocales
que desde el primer aliento matinal
me comenzaba una sonrisa
por el pecho al pronunciarte.

La boca desencajada se parecía
al silencio de un astro.
(coro: esto es lo que habéis hecho vosotros)

Como un velo de novia es la corona
de huevos
que han puesto las moscas en su cabeza completamente hecha
para la vida que oscila
al viento e imita las hojas como señales luminosas amarillas
en la cuesta de San Miguel.

Y cada cuerpo se dobla sobre la tierra, cada cuerpo se inclina
así
hacia ellos y empuja –empuja
los brazos hasta debajo
de la tierra la multitud piadosa de los vivos. Ven
Rosa, ven Pablo, María, Alejandro, Carmen, yo
veo tus blancas columnas de meditación, veo tus sueños blancos, 
veo las bicicletas y las linternas y toda la estructura
yo recuerdo y recuerdo
mañana, la fecha
de tu boda
y las cintitas descaradas como lenguas de dragón chasqueando y revoloteando
mientras el coche os llevaba al Sur: mañana.
Hasta luego.

Una madera de selva y tu lengua
como un gran animal marino no tiene ya fuerzas
para oponerse a las corrientes. Permaneces
como maceración
como una mancha de invisible
en el desastre sereno de la redonda tierra
y entre tus músculos celestes cuelgas como un anzuelo
el hilo del acróbata, el verde cable, el póstumo lanzallamas 
de esta lengua terrestre.

Me parecía que era su respiración
la que le hacía echar espumarajos por la boca pero quizá
no estaba en paz con su alma estaba 
abandonado por una santa lección
de desencanto
como fuego en la base de la cruz.
Los veo
sonrientes diciendo ven
María, ven a recogernos, oigo
todo este bullicio 
de niños y me siento mal porque no estén en cambio en casa, los veo
como cuerdas de fuego
o me acarician las pestañas
mudos, a falta de sí mismos como lenguaje.
No andéis sobre la cara de mi hijo porque él
debe aún conocer el mundo.
Estaba rociada de la desolación del árbol que no gobierna
el hundimiento de sus miembros, no cicatriza
la poda sangrienta
y no muere. Yo lo siento en el corazón, tan manchado
del mosto crudo de su cuerpo y sé que por la cruz de su cuerpo
bajarán los pájaros.
Tú para mí eres un ángel y una rosa.
sobre la tierra cavada y contemplada
con la prodigiosa lentitud de los trabajos naturales
te doy mis primeros besos de traspasada.
Traducción de Julio Pérez-Ugena  

ANA, TODO AQUEL SENTIDO
 
Como era fresco el mundo que llevaba
en la boca por la mañana, todavía verde
de la hierba soñada, como la enamoraba
aquella pequeña manzana que oscilaba
como un planeta rojo
en el manzano enano detrás de la ventana, que corona
de hojas medidas una por una le ponía
sobre la clara fuente de cabellos
la sombra grande del melocotonero y como toda
el agua amarillo-ginesta
que había sido untada
por el sol en la mañana de su nacimiento
sobre las paredes de la casa
era un anuncio de tu grandeza, Ana, todo aquel sentido
ha sido
hecho en la medida de tu corazón.


CANCIÓN
 
canto porque vuelves
cuando canto
canto porque cruzas todos los días
millas de soledad
para secarme el llanto.
 
Pero me avergüenza pedirte tanto
y ceso el canto.
 
Canto y  soy ligero
como una flor de tilo
canto y justo me siento
donde me maravillo:
 
al inicio del mundo
 
está la sombra blanca de las primeras rosas
que ya no amargan más
porque canto y te veo volver
como vuelven a la orilla las cosas:
sin pasado,
con el pecho lavado
por el mar.
 
¡Mira!,
 
subes las escaleras como un chiquillo
que sacude de sus pestañas una corona de sal,
da dos picotazos de índice
a la puerta, se arrodilla
rápido, rápido
dice: “¡Ven!,
te llevo al mar” y me sonríe, desde su altura
de nevisca y de rosas, desde su gasa de alma salvada
por las pequeñas cosas.
 
Desde su boca blanca ríe el mundo
y ríen las cosas
transparentes del cielo
si, girándose apenas
por pudor, dice: “Lo ves, ya no tengo más miedo”.
 
como hablando a una sombra volatilizada
en la inocencia
calma de las ginestas, a un jadear de rosas
que se ha ido por las ventanas
abiertas
hasta los fundamentos.
 
Así me dejas al abierto sin
peso. Y entonces canto
el quedarse sentados
en el vivo, todo el amor carente,
que no cese
la presencia perfecta
de quien no pesa
pero no tiene voluntad, ni escombros, ni acontecimientos
de la materia
 
es solo polvo que tiende a la luz.

TANGENZIALE EST 

Vosotros no sois conscientes de vuestra belleza, de los colores magníficos que producís, de la inmensidad marina de los cajones
con las islas meridianas de los calcetines
amaranto por la mañana, como conmueve la flojera
de los embragues en esta hora quieta del Sur.
 
Entre cuerpo y poletileno no hay espacio. Sin embargo resiste
algo
todavía no caído, no completamente
agotado. Bastidor de resina. Órganos
oscuros y flojos. Bazo. Pistón. Ahora mira
dentro de esta falta de espacio, toca este apiñarse. La materia granate
del corazón. Cuentakilómetros. Émbolo. Cerradura. Puerta
trasera. Ganglios
de cables y válvulas. La pituitaria. Ganglio
del hipotálamo. Ahora abandona toda la esperanza
deja que aflore
de tu rostro la meridiana amarilla
de la casualidad – amarillo
radiante, amarillo
maduro. Una sonrisa
de simio. Blanca. Una sonrisa
canina. Cambio. Cable de los frenos. Tendones
y sus extensiones. La gravedad nos dobla hacia abajo. Cilindros, agujas
y marcadores. Prolongamiento de las rótulas en el eje
del motor. El billete con los nombres que has dejado
en el hueco de la roca,
el rastro de sangre con el que has hecho palidecer su corazón.
 
Observa estas columnas horizontales, este provenir, observa el compacto
y a la vez el diferenciado, esta preciosa masa de cuerpo y coche
movida
cada día por fuelles de voluntad.
Somos una colectiva dedicación. Luego, nos separamos.
 
Piensa en el continuo enfrentarse
de cortezas orbitales.
piensa
que un milímetro escaso de membrana conserva a las criaturas
en el saco del propio comportamiento moral. Sin embargo, no hay homicidio. Los automóviles desfilan con obediencia
a lo largo de la tangenziale. Un espectáculo
de carácter amoroso. Podría ser
una masacre, una lacra de ira. Pero somos
muy educados. Dorsales. Sostenidos
por un cotidiano afecto de simios. Ningún atropello voluntario. Rara vez
algo se escapa. Un triunfo ordinario del amor,
una hoguera moral
de rostros humanos y vidrio.
 
Bajo vosotros se extiende la colada de paz
de la carretera. Raramente algo
se descarrila. Sólo a veces  el corazón – la órbita
magna – brinca
a través de la malla de uranio
del paso elevado. Sólo a veces
un soplo de sangre
trae hasta aquí, sobre los nudos
de cemento del puente
la luz de las rosas. Entonces
la jaula de cinc del guardarraíl reluce en esta quietud
como el rastro de la sonrisa de los inmortales
entonces sopla
sobre la grupa de mineral inerte que se arquea
en la amplia y blanca radiación
entre Scalo San Lorenzo y
Via Prenestina una sequedad de arena
con las ruinas y las bicicletas de oro.
 
Ahora estás continuamente en contacto
completamente abierto por el canto
estas al descubierto, todo
olvido, expuesto
en toda la superficie
y por eso inatacable
esdrújulo
brillas como una cadena de luz que oscila.
Brillas como una cosa.
Estas encorvado como un bloque de sentimientos.
Eres capaz de amar a tu benefactor.
Traducción de Giulia Fani y Maria Esteban

de Sulla bocca di tutti

Yo no tenía a mis espaldas el aire
sino tu ser alado que decía
soy tu siervo, sube
sobre mi vida al paraíso.
Yo quería pasar sin dolor. Yo quería
volverme pasado como aquella inservible oscuridad en el lago
artificial. Tu nombre erigía una columna alzada
con toques del corazón como golpes de mazo en el lago solar. El claro
que hacíamos era verdemente conforme
a los remolinos
de los majuelos
- candelabros
que en la primera llamarada del viento
se azaraban como si sólo permaneciera el fresco 
de la tierra limpia mientras el mundo se erguía con su alquitrán según la inmensa
voluntad de la creación. Así María inventó al ángel
y le entregó su vida
y en vez de la vida de María
en él resuena un térreo paraíso.

El muchacho pelaba albaricoques al amor de la chimenea.
Algo en la forma de la cabeza mostraba que sus vértebras habían sido dispuestas y alineadas pensando en el vuelo
y en el perfume de aprisco en las cuerdas
que lo sujetan
en todos los puntos de calma del cuerpo – tallo y vasija
de calor – estaba listo
para responder, pero lo ataba una promesa y resplandecía
desde los cimientos por la intensidad del deseo.
Oh almas que vais por la chimenea
solas como veleros, éramos ricos porque no teníamos
más que esto, éramos letra del buril
de la belleza. Podíamos
testimoniar. Oh amor que caminas por las sombras, amor
que pisas y te alzas
y revelas
con el viburno y la flor de Santa Ana
formas esféricas
bruñidas, haz de mí una luz cualquiera
en la arena gloriosa de su pecho, haz
de mí hechizo – yo cuerpo 
inmortal como quien ha consumado todo pesar
para volverse alabanza.
Traducción de Eloy Santos

EL VIENTO EN EL MAR ES UN SER DE ESCAMAS PREDISPUESTO A LA MASACRE

El viento —un ser de escamas que nos asalta
endereza los restos del cuerpo vendimiado
de las colinas:
un soporte de plácido verde cobrizo, un lamento, los fi los
                                                    perfumados de veneros
subterráneos, la paz conquistada del agua en remanso, la víctima
                                                                           de la canícula
que declara su amor con enigmas y nos condiciona.
La volátil formación de automóviles de hierro y carne
es un vivero de larvas de retornos
agua elevada por las terrazas de los campos de trigo
sumergidos
santuarios
ebrios de viento y gloria
del solsticio
despojado y retumbante
observatorio pleno de euforia y de escarcha.
Traducción de Dulce María Zúñiga


de Como por medio de una brida ardiente

EL CUERPO COLOCADO COMO UN UTENSILIO

Es más arduo adivinar el pasaje de aquello que no nos modifica.
¿De cuál distancia de la memoria proviene la despedida,
el arrepentimiento de los abandonados
y de los moribundos
a lo largo del último intenso remolino de las hojas
que se va por la ventana? Lo que transporta el sábado
(en aquel zumbido de mariposas posee la sordera
del arrastre de una carretilla entre los helechos,
(la autonomía de la maduración
de los cuerpos no comunes, encaminados
hacia los rayos del sol. Como una primicia -o la añoranza en el fondo
de las copas: los muertos hundidos
agudamente en la gracia de los establos.
O tierra impregnada del cuerpo lento y textual del sol, que aparece
entre los bosques lacustres.

DESPEDIDA DEL PARQUE DE LA VIDA

Cada cosa que toca el sol está coronada en sus estrías.
(Cada cosa es la última
lección de muerte: en el ordenado preludio del sueño,
lleno de profecías y de hojas como lo apenas visto,
sus zapatos serenos -una interrupción todavía
superficial del sol meticuloso y genuino: lo reseco
está al inicio de nuestra memoria, y los tres golpes de llave de hojilla.
Traducción de Erika Reginato

 

Imprimir


Categoría: Poesía

Colaboración de Mario Meléndez

El Mundo (Madrid, 22.5.12)

La literatura italiana de hoy

Pocos hispanistas aman y conocen tan bien nuestras letras como Gabriele Morelli. Nadie como él, pues, para presentarnos la mejor literatura italiana

GABRIELE MORELLI | Publicado el 25/05/2012  

Como cada comarca tiene su clima peculiar, así cada género en la literatura italiana posee sus particularidades. El ensayo, la novela y la poesía muestran rasgos diferentes que han merecido mayor o menor consideración. Si se empieza con la ensayística, resulta relevante la producción de libros, cuyos autores son personajes conocidos de la televisión o de periódicos importantes, en fin, figuras de los mass media, como Bruno Vespa, Eugenio Scalfari y Gian Antonio Stella, inventor del panfleto La casta, una dura invectiva contra la clase política. Al ensayo político, pero con escritura refinada y erudita, pertenecen las páginas del jurista Franco Cordero, inventor de pintorescos apodos para Berlusconi. En el ámbito meramente literario sobresalen Umberto Eco y Claudio Magris, pero también Luciano Canfora, insigne helenista, hábil en reunir filología e historia de la cultura, y Roberto Calasso, cuyos libros de crítica se confunden con su obra narrativa: ambos indagan con sensibilidad moderna en la fuente del mito clásico. Aparte de los escasos ensayistas citados no hay otra producción significativa, pues la crítica literaria y filológica queda confinada en el terreno académico.

Igualmente resulta complicado emitir un juicio seguro y sintético sobre la novela de hoy, ya que no existe una distinción neta -como en el pasado- entre literatura de consumo y narrativa “alta”, caracterizada por una escritura elaborada y personal. Antes los confines eran más claros y bien definidos: Calvino, Lampedusa, Moravia, Morante, Volponi y Sciascia, etc, por una parte; Guareschi y Scerbanenco por otra. Hoy todo parece más confuso; la crítica literaria tiene siempre menor recepción en los mass media (que además viven una grave crisis de identidad). Es una realidad dura de aceptar, pero en el momento no hay figuras señeras de escritores italianos: quizás Tabucchi, recién desaparecido, sea el único caso de narrador “pur” universalmente reconocido. 

Entre los autores considerados canónicos que cultivan un género “híbrido” destacan los dos intelectuales arriba citados, Eco y Magris, este último consagrado por la colección Meridiani Mondadori. Tampoco se aleja de esta categoría Camilleri, deán de los narradores italianos, genial escritor de novela policíaca, al lado del binomio Fruttero-Lucentini, y heredero de la escuela de Simenon. Es el responsable de las aventuras del comisario Montalbano, en las que muestra su habilidad de contaminar el género policíaco con una escritura dialectal y creativa. En todo caso, estamos lejos de la novela que ha representado el culmen de la gran literatura italiana. Hace más de veinte años que asistimos a chocantes best-sellers comerciales que han configurado un nuevo parque de narradores, pero que la crítica ha liquidado como literatura de plástico, vertiendo juicios muy controvertidos. En el primer ámbito resaltan los casos de Susanna Tamaro con Va' dove ti porta il cuore; Margaret Mazzantini con Non ti muovere; Federico Moccia con Tre metri sopra il cielo, Giorgio Faletti y su Appunti di un venditore di donne, Paolo Giordano con La solitudine dei numeri primi, y Fabio Volo, Le prime luci del mattino, libros que han servido de base para algunas películas. De alterna recepción son las novelas de Alessandro Piperno, Alessandro Baricco, Niccolò Ammaniti, Sandro Veronesi y Antonio Scurati. 

En los escritores del reciente pasado o de la actualidad que suman la elaboración del enredo narrativo y una escritura original se imponen los nombres Gesualdo Bufalino, Vincenzo Consolo, Raffaele La Capria, Dacia Maraini, Sebastiano Vassalli y Maurizio Maggiani, aunque en el curso de una actividad de casi 40 años, no todos han mostrado resultados continuados. Más jóvenes son Pier Vittorio Tondelli, Stefano Benni, Daniele Del Giudice, Aldo Busi, Andrea De Carlo, Paola Mastracola, el veneciano Tiziano Scarpa, hábil en la escritura experimental, y Nicola La Gioia, que con su libro Riportando tutto a casa se ha confirmado como uno de los autores más interesantes del momento. Un caso a parte es el del napolitano Roberto Saviano con su Gomorra, libro híbrido que se define más como reportaje-encuesta que como novela neta, pero que constituye un episodio importante de literatura civil, a pesar de la fuerte duda que suscitan sus cualidades propiamente literarias. Ejemplo semejante de alta recepción es la de la narrativa de Erri De Luca, que presenta una obra de fondo autobiográfico pero abierta al misterio, en perfecto equilibro entre ética y estética. 

Un fenómeno in fieri y muy interesante concierne al nacimiento de novelas de escritores provenientes de otras etnias y culturas, resultado feliz de las últimas migraciones masivas. Podemos señalar a Igiaba Scego, de origen somalí, quien con La mia casa è dove sono el año pasado ganó el importante premio Mondello, y a Ornela Vorpsi, albanesa, que en su novela Il paese dove non si muore mai contó la dura condición de la mujer en la Albania del dictador Stalin mediante un idioma italiano irónico, de indudable eficacia. 

En cuanto a la poesía, después de la generación post-hermética (con nombres representativos como Vittorio Sereni, Pasolini, Fortini, Giovanni Giudici, Luciano Erba, Giovanni Raboni, Andrea Zanzotto, recién desaparecido, etc.), el cuadro actual parece bastante fragmentado y difícil de encasillar en tendencias o escuelas, incluso en obras y figuras individuales que a veces muestren afinidades entre ellas. Entre las poéticas más apreciadas se distingue la de Valerio Magrelli, bien conocido y traducido al español, y a su vez traductor de poesía francesa y española. Sus libros revelan una atención analítica hacia la corporeidad y la ciencia, como también una mirada de corte sociológico-político frente a los problemas sociales. También resalta el neo-orfismo urbano de Milo de Angelis (Quell'andarsene nel buio dei cortili) y Patrizia Valduga, que ama el retorno a las formas cerradas. No conviene olvidar la experiencia heráldico-heroica de Giuseppe Conte o Roberto Mussapi, atenta a la sugestión del mito y a la escucha romántica de la voz de la naturaleza. Por último, cabe mencionar la poética de “línea lombard” de Tiziano Rossi, Giampiero Neri, Maurizio Cucchi, Mario Santagostini y Antonio Riccardi. Este último cultiva el microrrelato y tiende a la evocación familiar y social de hechos cotidianos con un lenguaje seco que se acerca, por sus analogías estilísticas, a la obra reconocida de Fabio Pusterla y Franco Buffoni. 

Existe otra poesía que combina el empeño civil y la evocación de una tensión con rasgos vagamente místicos y neo-dantescos, como la de Eugenio De Signoribus (Nessun luogo è elementare), muy vinculada al magisterio de Giovanni Giudici y Mario Luzi. Una línea culta y meditativa de referencia segura, de fondo ponderado y reflexivo, es la de Cesare Viviani. Acude al dialecto milanés Franco Loi (recién traducido al español). En cambio, los autores de la vanguardia no han sido demasiado expeditivos tras la muerte de Sanguineti y Elio Pagliarani, ya que casi todos se encierran en un epigonismo enojado y a menudo estéril, con raras excepciones. 

En el ámbito femenino se distinguen los nombres de Alda Merini, Amelia Rosselli y Vivian Lamarque. En las generaciones más jóvenes, las más acreditadas son Antonella Anedda, fuertemente marcada por la lectura de la poesía rusa; Maria Grazia Calandrone; Cristina Alziati; Jolanda Insana, y Fabio Scotto; poeta del cuerpo y de la voz, que canta el amor y también los acontecimientos sociales del mundo. 

EFENDISIZ SANAT: SIIR (Istanbul, 2012)

 

Tiren Denizi tuzdan bir kodes
Çürüyen bir ceset
Bir hayvanın uykusunda
Uyandrırımayı bekleyn
 
Kayaların burgusu
Ve kırılmış beli
Harikülade bir olayın
Geçiyor hahilin yamacından
Hayvansa soğuk havanın sarhoşu
 
Azizler dikildi, sanki birer karabatak
Kafilenin ӧnderleri
Beklerler, gagaları açık
Denizin sesini duymayı
 
Buram buram kokarken yaz dӧnümü
Karayelin ensesinde uzanan kuşlar
Kanatlarının tüyleri tek tek solmuş
Acı tuz ormanında uzanırken
 
Bir yanda Eolya uçurumundaki rüzgarin sükuneti,
Bir yanda gümbür gümbür hücum borusu
Çamurdan mabetlerin üzerinde
Ve tuzlu gümüşün madeninde
Tüccar gemileri dururken tarların sığınaklarında
 
Çeviri: Necati Aykut Baytar
 
Gӧrdüm onum hyatla nasıl oynadığını,
Ve de izledim çelimsiz ruhunun,
Bir yumak olup keşfetmesini,
Dünyanın dӧrt bir bucağını,
Ve de evrenin kıpkızıl kucağını.
 
Gittin bir gün, sessiz sedasız,
Aşıp ufukları birkaç adımla,
keyifli keyfli, uzaklaştın umarsız
Yakarak kalbimi anılarınla.
 
Gittin, beş parasız,
Sırtında eskilerden kalma bir ceket
Başın ӧne eğik ve dilinde bir türkü.
Ama biliyorum dӧneceksin,
Ellerinde, ıslığınla yazdığın yalnız bir ӧykü.
 
Huzurluyum artık,
Sessizliğinle yoğurduğum gün ışıgı
Vuruyor yüzüme.
Hatırlıyorum, muhabbet ediyorken sensizlikle;
Kardeşliğimizin sesi yankılanıyor zihnimde.
 
Sen gӧremediğim gӧzlersin şimdi.
Sevginin nefret ile karişmış halisin,
Sen dünyanın en yüksek dağlarına taç yapılmış,
Sapasağlam bir kale ama aynı zamanda
En alçak ovalarda yüzüstü bırakılmış,
Damsız bir kulübesin.
 
Çeviri: Şahin Yaldız
 
Cephede, maden lambarının ışığı altında açtiklarında telgrafı,
Askerlerin kürek sesleriydi duyulan.
Meçhul bir akıbet
Dikenli teller gibi
Kol gezmekte ülkede
Kalaylı karavana kapları ve sarımsak kokuları arasında
Maria, kafamızın içindeki bu mezbele
Kapişan hayvanlarındır.
Ve sırtımıza kӧstebekler tünemiş.
Kalbini ver bana
Kalbini ver de taşıyayım ellerimle toprak gibi
Yanına vardığım bu tehlikeli zamanda
Maria, adımı zikretmekten hiç vazgeçme
Ben ӧlünce bile bırakma ellerimi
Sana ait olan isimler deryasında
Yalnız sen biliyorsun adımı Maria çünkü benim adımır
Boğazındaki düğüm, akıntıda boğulan bir adam gibi
B eyaz
Bembeyaz teninde boğulmuş kıyıya vurmuş.
Ölümden sonar bile,
Bu gece, ben kor halinde yanarken,
Adımı sӧyle Maria,
Tüm varlığınla.
 
Çeviri:Elif Irem Koç

ALAKHAR (Beirut e Damasco, 2012)

Voci della Poesia Italiana Contemporanea: Un’Antologia Breve (L’Altro, 2012 – Beirut e Damasco) a cura di Adonis

 

Cerca nel sito